Bienvenido


Bienvenido a "Descargas del Alma", espero que podamos compartir canalizaciones, poesía, pensamientos, meditaciones, cuentos, historias, visiones, misiones... en definitiva, todo contacto que hayamos tenido, tengamos o vayamos a tener con la "Memoria Universal"... Nos miramos, FE.

martes, 28 de mayo de 2013

Santiago: la ciudad bajo el agua...

Las inundaciones no son un problema producto de la ineficiencia o incapacidad del gobierno de turno, sino de la sobrepoblación y el mal uso que las ciudades le dan a los suelos, es decir, está más relacionado con la ambición del hombre por dominar la naturaleza, en vez de ser su guardián y protector, como nos fue encomendado.

En general, no sólo en Chile, no existe una definición clara, práctica, sostenible y sustentable del concepto ciudad ni cómo ésta interactúa respetando la naturaleza, con todos sus ciclos y flujos.

Los indígenas sudamericanos no construían sus ciudades en las cuencas, siempre en altura para aprovechar los cursos de las aguas para sus plantaciones y para evitar las inundaciones. Los que vivían en la cuencas eran, en la mayoría, nómadas y recolectores/cazadores.

Con la modernidad, esa sabiduría se ha ido olvidando e incluso, en ocasiones, se menosprecia. La permacultura, por ejemplo, abre una puerta hacia esa sabiduría milenaria, originaria y natural, que debemos explorar para retomar nuestro real rol en este planeta.

Hemos cubierto las cuencas con cemento, hemos modificado los cursos de las aguas naturales, hemos cambiado la dinámica de nuestro ecosistema, por lo que es el momento de detenernos y escuchar a nuestra Madre Tierra, por algo cada vez se nos hace más difícil de extraer materias primas de ella y cultivar en ella, nos está obligando suave y tiernamente a parar, a ver, a mirar, a escuchar, a reflexionar, a redefinir, a meditar, a entender, a despertar...


La ciencia y tecnología que no está el servicio de la naturaleza sólo la destruye, transformándola en materia inerte y eso no debemos fomentarlo ni permitirlo.

(FE-2013)

jueves, 16 de mayo de 2013

El Camino del Aprendiz (2)

Una vez entendida la interacción del Ser con su ego, mente y espíritu, podremos mirar hacia adelante definitivamente, sin distraernos llevando la vista atrás, puesto que de esa forma sólo seguiremos anclados al pasado y no podremos vivir conscientes de nuestro presente, dado que el futuro pasará sin tocarnos, ya que una vez transformado (por nuestro ego) en pasado, sólo lo sentiremos como un peso cada vez mayor en nuestro presente (confundiendo a nuestra mente), por lo cual el Ser no podrá sintonizarse ni sincronizarse con su esencia (abandonando a su espíritu).

La Memoria Universal o Consciencia Cósmica llama y cada vez lo hace con más fuerza. El camino se nos muestra cada vez con más claridad y debemos aprender a balancear nuestra existencia material con nuestro ego, mente y espíritu, para así poder llegar finalmente (quizás ese sea el verdadero inicio de nuestro viaje) a nuestro Ser Iluminado.

Todo parte y termina con volvernos conscientes del presente eterno de la esencia de nuestro Ser, en su camino como aprendiz, humilde y honesto, hacia su despertar.

(FE-2013)


Nota: Información desde los Registros Akáshicos.

Mendigos de esta ciudad...

En la continua búsqueda de mi nube, dado que la grúa del viento se la llevó, porque en algún lado la dejé mal estacionada, me encontré con una serie de mendigos de esta ciudad.

Habían de todos los tipos, formas y colores.


Algunos llevaban corbatas y mendigaban todo lo que su ego les pedía. Desde empresarios que lucran con el esfuerzo y el trabajo de la gente, hasta políticos, que también lucran, pero con los sueños de la gente.

Otros usaban colgantes y escapularios para mendigar del espíritu de la gente, extraviado en las manos del progreso y en la exaltación de la realidad material, única dimensión científicamente comprobable, digna de ser desarrollada, estudiada y "vivida".

Pude ver gente con harapos, llevados por la vida misma hasta los límites de la miseria misma de su ego, ya sea por incomodidad o comodidad, a mendigar de la pureza o ingenuidad de la conexión con los demás.

También habían de cuatro patas, obligados a civilizarse, para después quedar abandonados por la irresponsabilidad e incapacidad del hombre a asumir el rol que le corresponde en la naturaleza, embriagado por las luces artificiales de la cuidad.

Pero hubieron unos mendigos que no decían nada (a los oídos de la ciudad), pero estaban ahí, firmes y generosos, con la mirada en alto. Aún así una gran tristeza los abrigaba, el mendigar un poco de aire fresco y algo de agua, agotan sus fuerzas y debilitan sus espíritus. 

Necesitamos de esos espíritus fuertes, necesitamos de ese refugio que nos brindan, necesitamos de todos los frutos que nos regalan, necesitamos de toda esa sabiduría acumulada por años...

Si seguimos construyendo ciudades que no están en armonía con la naturaleza, pasando por encima de ella, perderemos una gran fuente de sabiduría milenaria, única e irremplazable, así como parte importante de nuestra propia esencia.

(FE-2013)


Nota: Información desde los Registros Akáshicos.

miércoles, 15 de mayo de 2013

El Camino del Aprendiz

Existen básicamente tres aprendizajes que debe desarrollar el Ser en el camino hacia su despertar.

El primer aprendizaje consiste en apagar el ego.
En un principio, en busca de su propia satisfacción temporal y material, el ego puede ser el motor y la principal fuente de motivación para que el Ser busque los caminos a lo más profundo de su esencia, donde se encontrará cara a cara con todas sus frecuencias más bajas: miedos, rabias, dudas... así como también con sus frecuencias más altas: alegría, amor... en una etapa siguiente a la anterior.
Ahora como el ego está conectado y limitado por el concepto tiempo, una vez que el Ser comienza a experimentar esas frecuencias bajas, éste busca arrancar, porque comienza a mirarse en un espejo que le muestra su real proyección, limitada y limitante, que lo hace perder su poder sobre el Ser.
Sin ese poder el ego se debilita y el Ser puede continuar su camino hacia las frecuencias altas de su esencia y de su consciencia, pero si el ego triunfa, el Ser nunca podrá llegar más allá de los límites de su total y verdadera experiencia material.
Por lo tanto, para iniciar este camino el ego es un aliado fuerte y fiel, pero no nos puede conducir por el camino completo a nuestro despertar.

El segundo aprendizaje consiste en encender nuestra mente.
Es importante apagar el ego, para que la mente pueda explotar y, así, explorar al Ser más allá de la razón, la cual la hemos limitado por nuestros cinco sentidos materiales.
El trabajo lógico y disciplinado de la mente, le da al Ser grandes herramientas para construir caminos reales y sólidos hacia su esencia.
La ejecución de métodos y estados meditativos contribuyen para que la mente logre conectarse con su Ser y su Fuente, donde podrá obtener mensajes y alineamientos que harán sintonía y sincronía entre todos ellos (mente, Ser y Fuente).
La mente no puede estar al servicio del ego, sino que al del Ser, ya que sólo así este último podrá despertar.

El tercer aprendizaje es el despertar espiritual.
Este es el aprendizaje más sutil de todos, para lo cual es importante que nuestro ego no nos distraiga y que nuestra mente este alineada con nuestro Ser.
Nuestro Ser es en esencia espiritual y este cuerpo material es sólo un traje que nos permite movernos en esta experiencia particular y temporal, en la cual se nos brindan todas las dimensiones de la existencia para descubrir los motivos, visiones y misiones, que nos impulsaron a descolgarnos de la Fuente.
El entender el eterno continuo de nuestro Ser espiritual y como éste se conjuga con nuestro ego, nuestra mente y nuestra(s) vida(s) materiales, nos mostrará nuestro verdadero despertar.

(FE-2013)


Nota: Información desde los Registros Akáshicos.

lunes, 6 de mayo de 2013

Maestros, Guías y Seres Queridos...

Al trabajar desde ellos y con ellos a través de ti, no hay límites para lo que puedes obtener, lograr y alcanzar en ti, así como eso puede mover todo lo que te rodea.

Date cuenta de que eres un motor de cambio y que necesitamos estar en contacto, porque la gente te escucha y te válida, y de esa forma podremos llegar más lejos, despertando la consciencia cósmica (o la memoria universal), olvidada por la cotidianidad de la vida material y el esfuerzo de nuestro ego por dominar nuestro Ser, lo que se ve favorecido por la ciencia y tecnología actual, las cuales están muy lejos de lo que realmente es progreso para la humanidad y para la naturaleza.

(FE-2013)

Nota: Información desde los Registros Akáshicos.

La Transparencia...

En tu transparencia eres poderoso, porque nada te puede ensuciar, pero te vuelves débil cuando te olvidas de ella (o pierdes la consciencia de ella en ti), por lo cual, te dejas de ver a ti mismo y empiezas a vestirte con un traje que no hace juego con tu Ser.

No le temas al amor y a la verdad, es tu mayor escudo protector.

(FE-2013)

Nota: Información desde los Registros Akáshicos.

jueves, 2 de mayo de 2013

La Ciencia y el Ser...

La miope visión cualitativa de la ciencia, dada su "filosofía materialista y cosmología mecanicista", jamás satisfacerá las preguntas del Ser. Ni tampoco podrá entender las respuestas del Ser.

Entonces, de dónde viene esa pasión del hombre moderno por la ciencia ?

Será el simple hecho de demostrar el poder de nuestro ego, vehículo material de nuestra existencia, o porque negar la existencia de nuestra alma/espíritu nos genera cierta seguridad temporal, nublando nuestros sentidos y principalmente nuestros sentimientos/intuiciones/percepciones, para permitirnos caminar a lo largo de nuestra vida sin ver el ancho de ésta.

Será porque queremos darle una concepción de mayor "trascendencia" a nuestras vidas, en base a la relativa "mayor" duración en el "tiempo" de la materia, por sobre nuestro limitado y frágil cuerpo físico.

Veo la ciudad desde lo alto de un edificio y no encuentro los reales beneficios que la ciencia le ha dado a la naturaleza... tampoco me quedan tan claros los que el hombre ha obtenido de ella...

La ciencia se olvida de responder las preguntas más simples, pero a su vez las más importantes para el Ser, ya que sólo busca responder preguntas materiales.

Si la ciencia no se conecta con el Ser, ésta seguirá navegando en un mar infinito, sin rumbo ni sentido...

(FE-2013)