Bienvenido


Bienvenido a "Descargas del Alma", espero que podamos compartir canalizaciones, poesía, pensamientos, meditaciones, cuentos, historias, visiones, misiones... en definitiva, todo contacto que hayamos tenido, tengamos o vayamos a tener con la "Memoria Universal"... Nos miramos, FE.

lunes, 27 de enero de 2020

Qué es la realidad?



Qué es la realidad? Lo que se ve? Lo que se siente? Lo que se interpreta? Lo que evadimos? Lo que olvidamos? Lo que enfrentamos? Lo que recordamos?

Diversos planos tiene la realidad, todos sucediendo en cada infinitesimal de cada instante, en una armoniosa danza cósmica, donde se conjugan todos los aprendizajes, de los que están y los que, suponemos, ya no están.

Esa realidad de los que ya no están, como niño, es difícil de recorrer, sin el acompañamiento amoroso y humilde de un guía, de una luz que te abrigue y proteja.

Los amigos imaginarios, nunca fueron imaginarios. Ángeles de la guarda, guías, seres queridos, maestros... queriendo manifestarse para brindarme su protección y compañía, pero el miedo acompaña esa comunicación sin explicación racional, porque dentro de los cánones normales de la razón, la sin razón no es parte de la verdad, entonces recorrer el camino donde las energías se manifiestan sin disimulo alguno, produce un contrapunto difícil de entender, en donde sólo la energía densa gobierna la realidad y la verdad.

Visitantes en mi dormitorio, se sentaban en mi cama, abriendo la ventana para llamar a otros espectros que buscaban manifestarse, traían mensajes para gentes que vivían a muchas cuadras de mi casa... mi voz se ahogó y el miedo le abrió la puerta a otros mensajes, que no quería ver, que no quería escuchar, que no estaba preparado para transmitir.

La noche caía y no había forma de dormir tranquilo, mi cabeza bajo la almohada tratando de silenciar mi cabeza, forma inconsciente de querer cerrar el chakra de la corona y el tercer ojo.

Más de 20 años pasaron hasta que fueron apareciendo seres luminosos que me fueron mostrando el lado amoroso y humilde de ese camino, mostrándome cómo utilizarlo y cómo ponerlo al servicio, tanto en mi, en un inicio, como en otros, posteriormente.

Así las "realidades" se pudieron conciliar con esta "realidad". Entonces pude aprender ha abrir mi chakra de la corona, junto con activar la pineal, sin miedo a ver más allá de lo evidente, atento y receptivo desde altas frecuencias, para el beneficio mutuo y de todos los involucrados. También pude aprender a cerrarlo para no resentir mi cuerpo físico.

Los invito a explorar esas conexiones, es la forma en la que podremos construir una sociedad más evolucionada, compasiva e inclusiva.

(FE-2020)

martes, 14 de enero de 2020

Reflexiones pasadas presentes....


Los gobiernos deben evolucionar hacia sistemas colaborativos, inclusivos, participativos, tolerantes, transparentes y compasivos...
El gobierno debe velar, porque la igualdad y la justicia vivan en un harmonioso balance para el crecimiento de nuestra sociedad...

(FE-2016)


Qué pena leer y escuchar que el único lenguaje que se usa en política incluye descalificaciones y destrucción, todas las acusaciones pueden ser ciertas, desde cualquier bando, pero no nacen desde un sentimiento creativo, inclusivo, tolerante, constructor... sólo veo entre revancha y contra revancha... cada uno subido desde un púlpito inventado por ellos mismos predican su verdad como absoluta y totalitaria... donde aplauden los de un lado y tiran piedras los del otro y viceversa... el horizonte no muestra nada que pueda brindarle un futuro mejor a nuestros niños y sus hijos y sus hijos... ese debiera ser el foco de cualquier movimiento político y no su beneficio presente, que igual se logra cuando andas con el amor y el bien de humilde bandera de lucha, pero lamentablemente nuestros políticos no tienen la capacidad o no quieren verlo... el poder los ciega y la falta de compasión los lleva por caminos que sólo le provocan sufrimiento a nuestra sociedad.


(FE-2017)

sábado, 4 de enero de 2020

Plaza de dolores...



En algún espacio de la conciencia, van despertando los cambios que el consumo había ocultado tras los velos del deseo y de aquella oferta por tiempos mejores. Así, la paradoja del tiempo ensordece los sentidos, en la angustia de no permitirles distinguir entre lo suficiente y lo realmente necesario, juego entre la escasez y el egoísmo.

Discursos de igualdad llaman a unirnos en un solo cuerpo, en una sola verdad, contradiciéndose la igualdad y la verdad, porque ni una ni la otra tienen respuestas únicas a las demandas que la mente y el espíritu buscan descubrir en el canto de la calle, al son de los vientos del pueblo.

Los pétalos secos de una flor van cayendo, sembrando una plaza de dolores, donde un manto blanco quiso teñirse de rojo para limpiar las heridas de los abusos que acompañaron a la pérdida del miedo, pero los mensajes se confunden y los oídos no escuchan con el corazón, la rabia ha llevado a las miradas hacia puntos de desencuentros, donde la intolerancia es la herramienta más efectiva para alzar demandas, pero desmiembra el árbol de la colaboración, único lugar desde donde la compasión puede ayudar a crear una nueva sociedad, sostenible y sustentable.

Entonces, ahora la rabia es de unos y el miedo es de otros, sentimientos que no son luminosos. Construir en la oscuridad es mucho más complicado y tiene mayores riesgos, así como también involucra niveles más elevados de recursos. Nuestra primera misión debiera ser movernos hacia espacios más luminosos de encuentro, donde poder comunicarnos y construir juntos, con la transparencia de que las sombras son visibles para todos y no serán un obstáculo insalvable en el camino.

Se nos viene un largo camino que si seguimos en la dinámica de que nadie tolera a nadie, o sea, si no piensas como yo... te insulto, si no piensas como yo... te discrimino, si no piensas como yo... te agredo, si no piensas como yo... tus opiniones no son válidas, si no piensas como yo... no te respeto, destruiremos por completo toda aproximación a la diversidad y a la inclusión.

La verdad es un gran puzzle, del cual cada uno de nosotros tiene una pieza, por lo que todos somos necesarios para construir esa verdad, así como un piano requiere de las teclas negras y blancas para producir melodías maravillosas. Puede que mi pieza no calce con la tuya, pero no significa que mi pieza o tu pieza estén falladas, sólo que necesitamos de la o las piezas de otros para poder comprender la importancia y el rol de mi pieza y de tu pieza. Así tenemos que tener la grandeza de poder visualizar eso, que mi pieza no es la verdad, es una pieza de la verdad y que necesito de la tuya y de muchos más, de todos, para poder descubrir la verdad. Si nos ponemos a juzgar y descalificar las piezas de otros, jamás lograremos llegar a construir la verdad, sólo fragmentos, que pueden hacernos parecer grandes sabios o líderes, eso sólo saciará ambiciones de poder individuales, pero nunca nos permitirá construir la Sociedad de la Felicidad.

(FE-2020)

Fotos del Alma