Bienvenido


Bienvenido a "Descargas del Alma", espero que podamos compartir canalizaciones, poesía, pensamientos, meditaciones, cuentos, historias, visiones, misiones... en definitiva, todo contacto que hayamos tenido, tengamos o vayamos a tener con la "Memoria Universal"... Nos miramos, FE.

sábado, 4 de mayo de 2019

15 años...



Hace 15 años fui papá por primera vez... 


comenzando toda una serie de aprendizajes y la consecuente incorporación de nuevos conocimientos... 

es realmente hermoso ver ese crecimiento conjunto, que no se da ni cuando eres hijo, ni en el colegio, ni en la universidad, mucho menos en el trabajo... 

todo comienza con el primer llanto, luego el balbuceo de algunas sílabas, después unos pasos vacilantes... para luego verlos gozar con su equipo dentro y fuera de la cancha con la ovalada, todo el respeto y disciplina en el dojo, la alegría en el escenario haciendo música con su grupo o juntos también, así como esas pedaleadas agotadoras o esas largas horas remando perdidos en algún lago o río del sur... 

reflexionando y cuestionando lo humano y lo divino... 

exigiendo la mente y el alma al máximo para responder esas preguntas que incluso nunca me había hecho... 

los niños no interrumpen nuestro trabajo, ellos son nuestro trabajo más importante!

Qué tengan una noche mansa y tranquila...


(FE-2019)

miércoles, 3 de abril de 2019

Lluvia de verano...




El tiempo juega a favor de quienes no están amarrados a los designios del consumo, porque son libres de moverse entre los espacios del momento presente sin distraerse con escenas que ya pasaron u otras que aún no salen a la luz.

El cambio de las estaciones nos trae el regalo de hacernos conscientes que debemos vivir la conexión propia con el entorno, ya que nos saca de la rutina, en la cual el tiempo también parece arena que se escapa entre las manos, para traernos de regreso al día de hoy donde todo pasa y todo queda.

La naturaleza está llena de signos y símbolos que nos invitan a sentir que estamos vivos y a encontrarle sentido a esa expresión que somos del universo, donde nada es casual sino causal, acción y reacción, el motor de nuestros pasos para llevarnos a donde queramos ir, siempre en búsqueda de lo mejor para nosotros y para todos los que nos rodean.
Si vemos el bien como una expresión inmaterial, que también puede tomar forma material, de esa infinita energía que es el Amor, cualquier acto que realicemos siempre irá en beneficio de todos los involucrados, directa o indirectamente, en cualquier sentido, dirección y dimensión.

Las palabras generan realidades que a veces no logramos dimensionar, pero que siempre vibran en la frecuencia en que las estemos pronunciando, por el devenir de los pensamientos que predominan durante el instante de cada infinitesimal actual, los que van construyendo un presente dinámico que lucha por ser el vehículo de movimiento del ser y no un puente estático entre pasado y futuro, estancando el poder evolutivo de vivir la vida que se está viviendo ahora mismo.

Desde el origen, que nunca ha sido un punto fijo en el proceso de expansión y contracción del universo, las almas han ido experimentando diversos viajes dimensionales y adimensionales para descubrir el mecanismo de co-creación en cual todos participamos inclusivamente, aún desde nuestra inconsciencia, por estar embriagados por los de un cuerpo físico y no es que el proceso de despertar la consciencia implique un abandono del placer que podemos experimentar en esta experiencia, sino todo lo contrario, es parte del descubrirnos, el factor limitante es cómo el ego navega en esas aguas, siempre poniéndose al servicio y para ser servido, un gran problema en nuestra sociedad actual, donde las miradas no se salen del propio ombligo, dejándonos encadenados a un control ilusorio del viento de la vida, porque el viento no lo puedes cambiar sólo puedes mover tus velas para avanzar, ya que de otra forma puedes retroceder o incluso naufragar.

La intensidad de nuestras convicciones son una importante reserva de energías para alzar nuestro vuelo más allá de lo establecido por parámetros dibujados bajo estándares de intolerancia a nuestras diferencias, que son una bella obra de arte de nuestra propia individualidad, regalo para todos, como una flor entregando sus colores y aromas a todo el jardín y a todos los que pasen cerca de ella.

Una lluvia furiosa me acompaña esta noche, para refrescar y limpiar las huellas que marcaron un nuevo camino, lejos de mi presente que suponía o me parecía controlado, para liberar y soltar apegos, y el cielo toma fotos con sonoros flashes para recordarme este momento que aprieta mi garganta y enfría mi pecho, pero que me sana y me muestra otras dimensiones de mi esencia.


(FE-2016)

martes, 26 de febrero de 2019

Se van flotando...



Las manos se van flotando
entre las voces oxidadas
de un desierto de viejas cuerdas
que cortan el tiempo
en coloridas geometrías
tras las lágrimas de mi guitarra.

Quién construye desde el vacío
donde las melodías florecen
en el descanso de los ecos
lanzados a la luna
como ofrendas espectrales
al recuerdo del diamante interior.

Un extraño cometa centelleante
desgarró los suspiros armónicos
de lejanos pensamientos
invitados a la danza de los sentidos
en el viaje por la escala menor
para expandir al alma mayor.

Los pies se van flotando
dejando huellas disonantes
en el pentagrama del éter
donde las sombras del dolor
van quedando en el olvido
con los sollozos de mi canto .

(FE-2019)

martes, 5 de febrero de 2019

Empresa...



Las generaciones han ido pasando de “vivo para trabajar” a “trabajo para vivir”, o de “vivo luego existo” a “existo luego trabajo”... y estamos yendo más allá aún, porque no encontramos la felicidad, esa que es totalmente libre de los recursos materiales que podamos acumular o incluso gastar... al no haber calma y tranquilidad en las miradas.

Por otra parte existen muchas frases resaltando casi a niveles divinos el trabajo, el esfuerzo, la responsabilidad, la disciplina, el orden, el conocimiento, la técnica... ninguno de dichos conceptos son malos en sí mismos, muy por el contrario, pero cuando a ellos les agregamos “lealtad a la empresa” se cae en vicios que destruyen toda la armonía de los grupos, mermando el rendimiento, motivación, colaboración, innovación... porque pintan todo de un color a competencia que lamentablemente saca, a menudo en el mundo laboral, lo peor del ser humano.

La empresa en la búsqueda de maximizar su beneficio económico se olvida de maximizar el beneficio espiritual de sus colaboradores directos e indirectos, o sea, su felicidad.

Si la empresa no es capaz de ser más que un ente productor de “bienes y servicios” para sus consumidores, sino también de felicidad para sus empleados... la segregación, las diferencias, las desigualdades, los abusos... jamás podrán ser resueltas en marcos de una justicia ética y moral, acorde con la sabiduría universal ancestral.

Entonces, el único modelo de negocio que prosperará, siendo sustentable y sostenible es la Felicidad, porque es un modelo amoroso y compasivo, en el cual el ser realmente se puede desarrollar y evolucionar, dado que realmente genera que la "lealtad a la empresa" no sea una cadena perpetua al yugo sordo y ciego de dueños o directores o gerentes, sino una invitación a ser felices... y quién no quiere ser feliz?

(FE-2019)